Biografía Pastores Rev. Orlando e Iliana Alejandro

Dios hizo un llamado a un joven matrimonio, que durante cinco años se había consagrado a su servicio con lealtad, fidelidad, amor y un firme fundamento en la sana doctrina. El 20 de mayo del 2002, fue el comienzo de éste ministerio pastoral, una pareja escogida por nuestro Señor, para guiar hacia la salvación a un remanente que con el paso del tiempo crece y se mantiene firme en las enseñanzas de nuestro creador.

A medida que transcurren los años, los Pastores Rev. Orlando e Iliana Alejandro, continúan defendiendo, viviendo, predicando y enseñando la Palabra de Dios, la cual ha penetrado primeramente a lo más profundo de sus corazones y vidas, para luego transmitirla a todos aquellos que quieren cambiar su forma de vida y ser nuevas criaturas en Cristo Jesús.

Un hombre, una mujer, un llamado, bajo una misma visión, llevados de la mano de Dios, para proclamar las buenas nuevas de salvación, reconociendo que en los últimos tiempos, es cuando más se debe vivir en santidad y separación, no desmayando, sino proclamando victoria ya que al Dios que le servimos es poderoso para ganar todas las batallas. Durante el tiempo que llevan pastoreando, han visto la mano de Dios de manera especial en sus vidas y ministerio, así como el cumplimiento de todas las promesas que Dios ha hecho, porque ha existido una total convicción en cuanto a la voluntad de Dios se refiere. !

Pastor Rev. Orlando Alejandro:

 

Nacido en Caguas, Puerto Rico, el 26 de octubre de 1972 y criado en Gurabo, P.R . Su niñez estuvo marcada por momentos difíciles, entre ellos, la pérdida de su madre a los diez años de edad.  Cuando llegó a la edad de quince años, comenzó a conocer la vanagloria de éste mundo, lo cual lo llevó a envolverse en situaciones que no le permitían ver las grandezas de nuestro Padre Celestial.

Sin percibir los planes de Dios, desde una temprana edad escuchó las palabras de la hermana Noemí Agosto, quien pastoreaba una iglesia  situada cerca de su hogar, donde inspirada por el Señor, le decía, "joven, Dios tiene grandes propósitos contigo", pero lejos de su imaginación  estaba la idea de evangelizar y luego pastorear.

Al ver que su propia familia lo había rechazado por la vida que estaba llevando, decidió salir de Puerto Rico y trasladarse hacia los Estados Unidos, al estado de Connecticut, donde continuó en caminos contrarios a la voluntad de Dios.

Cansado de la vida que llevaba, el 28 de octubre de 1997, aceptó una invitación para ir a la Iglesia, y fue allí donde recibió a nuestro Señor Jesucristo como su salvador personal, el cual, desde ése mismo instante transformó su vida por completo, perfeccionándolo en la santidad y el temor a Jehová.

Desde su inicio en el ministerio pastoral en el año 2002, siémpre se ha caracrerizado por ser un hombre íntegro y defensor del evangelio de Jesucristo, el cual predica sin levadura en todo momento siendo ejemplo para todos aquellos ministros, hermanos y personas que no conocen a Dios, de que si se puede vivir completamente separados para nuestro Señor, y que a medida que pasa el tiempo, es necesario perfeccionar la santidad y defender la Palabra de Dios tal y como está escrita.

 

Pastora Rev. Iliana Alejandro:

Nacida el 15 de marzo de 1971, en la ciudad de Caguas, Puerto Rico.  Fue educada en el Evangelio desde su niñez junto a sus seis hermanos, pero a la edad de 13 años se apartó de los caminos del Señor.

Debido a varios inconvenientes y la difícil situación económica que su familia estaba atravesando, su madre, decidió trasladarse hacia los Estados Unidos, en busca de una mejor oportunidad para sacar adelante a sus hijos.

La semilla que desde niña había sido sembrada en su corazón, fue la que con el pasar de los años dio frutos y martilló su mente, para reconocer que el único que podía ayudarla era Dios, y que solamente de su mano, lograría salir adelante y ser una mujer llena su poder, capaz de marcar la verdadera direfencia en la recta final y exhortar a todos aquellos que tienen en poco el evangelio de nuestro Señor, para que vivan vidas rectas y agradables delante de su presencia.

Como Pastora, siempre se ha caracterizado por ser una mujer sabia, ayuda idónea, de un testimonio intachable, consejera, amiga, madre espiritual, y ejemplo para todas aquellas damas que piensan que Dios las ha abandonado y sienten que sus vidas no tienen sentido ni una nueva oportunidad.

Con el paso del tiempo, Dios la ha capacitado de manera especial, para enseñar y predicar su Palabra, a tiempo y fuera de tiempo, lo que la convierte en una mujer digna de imitar no solamente por las nuevas convertidas y  miembras activas, sino por todas aquellas Pastoras que consideran que el lugar en el que Dios las ha puesto carece de importancia frente a los hombres.